El aprendizaje con música modifica el encéfalo

El descubrimiento puede ser útil para pacientes de ictus


El empleo de música para aprender tareas físicas desarrolla una zona importante del encéfalo, según un estudio. Practicar un movimiento básico aumenta la conectividad estructural de las rutas de la materia blanca entre las regiones del encéfalo que controlan el movimiento y procesan el sonido. Ahora se estudia si la música resulta útil en rehabilitación motora para pacientes de ictus. 

La música modifica fundamentalmente la estructura encefálica, según ha comprobado un estudio. Ha descubierto indicios de que, incluso tras un periodo corto de ejercicios audiomotrices de relativamente poca intensidad, se producen cambios rápidos y estructurales en el fascículo arqueado del cerebro.

El sonido suele emplearse para ayudar a aprender movimientos y en tareas de rehabilitación. Además, moverse al ritmo de la música es una actividad de la que disfruta mucha gente. No obstante, la base neuronal de esta relación sigue sin conocerse en profundidad.

En un artículo publicado en la revista especializada Brain and Cognition, un equipo internacional de investigadores demuestra que practicar un movimiento básico aumenta la conectividad estructural de las rutas de la materia blanca entre las regiones del encéfalo que controlan el movimiento y procesan el sonido.

Ya se sabía que las vías corticoespinales, las vías piramidales y el cuerpo calloso se modifican al estudiar música. También que el aprendizaje musical puede influir en los circuitos audiomotrices.

El objetivo del nuevo estudio fue utilizar DT-IRM y tractografía probabilística por vecindad (probabilistic neighbourhood tractography PNT) para investigar si un ejercicio motor de corta duración en la mano izquierda dirigido por música generaría valores mayores de anisotropía fraccional (FA) en la zona del encéfalo estudiada.

La FA suele utilizarse para extraer información sobre la estructura de la materia blanca y la conectividad, mientras que la DT-MRI y la tractografía miden la dirección y la magnitud de la difusión de moléculas de agua en las vías segmentadas. La difusión media (MD), axial (AD) y radial (RD) miden la cantidad total de difusión hídrica, lo que ofrece información de las estructuras biológicas subyacentes.  

Nuevo paradigma de enseñanza

Tras establecer sus métodos de análisis, el equipo diseñó un paradigma de enseñanza nuevo en el que los participantes aprendieron cuatro secuencias de ocho movimientos de dedo a pulgar con su mano izquierda no dominante utilizando una pantalla con (grupo con música) o sin (grupo de control) información musical. Los sujetos emplearon veinte minutos de aprendizaje tres veces a la semana durante cuatro semanas. Los métodos de DT-MRI y PNT detectaron FA, AD y RD antes y después del ejercicio.

En la prueba participaron treinta voluntarios sanos con edades de dieciocho a treinta años con los que se contactó a través de un sitio web de contratación de estudiantes de la Universidad de Edimburgo. Todos eran diestros y no habían sufrido con anterioridad afecciones neurológicas ni psiquiátricas.

La cantidad media de formación musical de cualquiera de los participantes era de 1,4 años con un máximo de 6 y ninguno participaba en actividad musical alguna. Todos se sometieron a un escáner de IRM y a una evaluación del comportamiento antes de poner en marcha el experimento.

Los participantes se sometieron a otro escáner tras el experimento. Los resultados mostraron que el grupo con música mostró un aumento considerable de la conectividad estructural en la vía de materia blanca que une las regiones auditiva y motora en el hemisferio derecho del encéfalo. El grupo de control no mostró cambios.

Si bien desde hace mucho que se sabe de la existencia de una respuesta cerebral  a la música, estos investigadores confían en realizar un estudio con más participantes en el que examinar si la música resulta útil en tipos concretos de programas de rehabilitación motora que sean útiles, por ejemplo, para pacientes de ictus.

Referencia

Diffusion tensor MRI tractography reveals increased fractional anisotropy (FA) in arcuate fasciculus following music-cued motor training. Brain and Cognition, Volume 116, August 2017, Pages 40-46. https://doi.org/10.1016/j.bandc.2017.05.001

 TRACK BACK : TENDENCIAS21.NET

7 saludables motivos para comer lentejas al menos 1 vez por semana

Tienen un índice glucémico atenuado que favorece la saciedad y limita la secreción de insulina por parte del organismo.
Contiene proteínas vegetales y son ideales como complemento o como base de un plato vegetariano y casi 4 g de fibra por cada 100 gramos.
También son ricas en minerales, especialmente hierro además de que contienen magnesio, fósforo y potasio en cantidades que alcanzan a cubrir las necesidades diarias de un adulto.
Asimismo, representan una buena fuente de vitaminas del complejo B en especial la vitamina B1 y B9 (ácido fólico).
Contienen antioxidantes; puntualmente catequinas y prociniadinas, que pertenecen a la familia de los flavonoides y saponinas, que muchos estudios prueban que reducen la tasa de triglicéridos en la sangre.
Realmente, las lentejas son un alimento que no debemos despreciar. Debemos tener en cuenta al momento de consumirlas, que es importante ponerlas en remojo para que luego sean más fáciles de digerir así como también enjuagarlas muy bien antes de cocinarlas y agregar sal sólo al final de la cocción para evitar que se endurezcan.


Vamos a conocer algunas buenas razones por las cuales debemos tener esta legumbre muy presente y empezar a consumirlas de manera más habitual incluidas en guisos, guarniciones y ensaladas.

1) Para mantener la línea: Sabemos que las lentejas tienen un índice calórico algo elevado, sin embargo no es muy distinto del que contiene el arroz o la carne de pollo. La clave es mantener un control sobre la cantidad que se consume.
Por el contrario, si consumimos cantidades razonables las lentejas hasta incluso pueden ayudarnos a bajar de peso. ¿Cómo? Veamos.
• Son ricas en zinc y el zinc es un mineral que ayuda a regular el hambre y suprime la necesidad de “picotear” entre horas. Un plato tamaño postre o una taza de lentejas (en cocido) te van a saciar lo suficiente como para llegar sin hambre a la próxima comida.
• Contienen proteínas, y esto fundamental para la salud de nuestros músculos en nuestros huesos, pero además; porque la proteína estimula el metabolismo contribuyendo a bajar de peso.
• Las lentejas tienen una dosis muy importante de potasio que estimula la eliminación de líquidos, es decir que tiene un efecto diurético.
• Las lentejas tienen un índice glucémico muy atenuado lo que significa que cuando las consumimos nos aportan energía durante mucho tiempo. Esto evita comer entre horas, algo que atenta contra nuestra silueta. Son ideales para incluir en una ensalada y combinar con otras verduras.

2) Proteínas y hierro: Esta es una buena noticia para los vegetarianos o veganos que no consumen proteína animal porque la lenteja es una leguminosa rica en hierro y en proteínas. Estos nutrientes son indispensables para tener energía y mejorar el tono muscular.
Sabemos que es muy difícil reemplazar la proteína animal, pero las lentejas pueden acercarse bastante a lo que el organismo necesita en relación al hierro. Éstas legumbres no contienen todos los aminoácidos esenciales y es por eso que recomendamos consumirlas combinadas con nueces.

3) Fuente de fibras: ¿Sabías que tan sólo 100 g de lentejas cocidas permiten cubrir la mitad de las necesidades diarias de fibra? Este es uno de los principales atributos de las lentejas; las altas concentraciones de fibra.
La fibra hace de las lentejas un alimento fácil de digerir, que brinda saciedad y ayuda al tránsito intestinal.

4) Salud cardiovascular: El bajo contenido de grasas insaturadas de las lentejas nos sugiere que es un alimento ideal para prevenir enfermedades cardiovasculares.
Un estudio publicado en la Amrican Journal of Clinical Nutrition, reveló que las personas que comían lentejas tres o cuatro veces a la semana podían reducir hasta en un 22% los riesgos de contraer una enfermedad coronaria.

5) Propiedades anti cancerígenas: recientes estudios revelaron que una proteína que contienen las lentejas llamadas lectinas, podrían ser benéficas ya que son capaces de inhibir el crecimiento de las células cancerosas.

Esta proteína se encuentra mayormente en los alimentos de origen vegetal.
6) Concentración de minerales: Además de ser ricas en hierro, uno de los disipar es atributos de las lentejas, también representan una fuente interesante de magnesio, potasio, fósforo, manganeso, calcio y cobre.
Además de su aporte elevado en vitaminas, las lentejas poseen especialmente vitamina B9, es decir ácido fólico; muy útil para las mujeres embarazadas que necesitan dosis adicionales de este nutriente. También suma vitamina B3, muy importante para el metabolismo energético.

7) Estreñimiento: Si sueles sufrir de estreñimiento y estás buscando un remedio natural nada mejor que incluir lentejas en tus preparaciones o agregarlas a tus ensaladas combinadas con otras legumbres u otras verduras.
Las fibras de la lenteja favorecen el tránsito intestinal sin necesidad de recurrir a medicamentos.

alimentos más ricos en hierro que las CARNES

1. Patatas Asadas











Una patata asada grande contiene aproximadamente tanto hierro como 90 gramos de carne de pollo. Si lo acompañas de una rica salsa y lo acompañas de tus vegetales o legumbres favoritas te quedará una deliciosa cena.

2. Bok Choi o Col China












Foto crédito: Karl-Heinz Wellmann/Wikipedia

Ya sea salteado o al vapor, cada bol de esta deliciosa col china te estará aportando 1,8 mg de hierro y, además, vitaminas A y C en grandes cantidades. Nada mal, ¿eh?

3. Broccoli

Cogollos_de_Broccoli









Foto crédito: Flagstaffotos/Wikipedia

El broccoli es un alimento repleto de nutrientes. No solo aporta hierro, sino que está repleto de otros importantes nutrientes como el magnesio, las vitaminas C y K, por lo que el hierro es más fácilmente absorbido por el organismo.

4. Semillas de Sésamo

Semillas_de_Sesamo











Una cuchara sopera de semillas de sésamo contiene 1,3 mg de hierro. Son muy fáciles de incorporar a tus platos, puedes usarlas en ensaladas, cremas, salsas o platos ya cocinados. Para asegurar el aporte de hierro es mejor que o las tuestes previamente o las machaques.


5. Lentejas

Guiso_de_Lentejas









Una taza de lentejas contiene más hierro que un filete de 240 g. Además, las lentejas son fuente de fibra potasio y… ¡Sí, proteínas! ¡Así que además de obtener hierro también te aportan una respuesta para quién te pregunte que de dónde sacas las proteínas al comer vegetales!

6. Espinacas

Espinacas_Crudas










Foto credit: Nillerdk/Wikipedia

Las verduras de hoja verde oscura, especialmente las espinaca, son una fuente natural de hierro. Tres tazas de espinacas contienen unos 18 mg de hierro (¡más que un bistec de 240 gramos!).

7. Kale

Hojas_de_Kale









Foto crédito: Evan-Amos/Wikipedia

El kale o col rizada es una variedad de col cada vez más famosa en nuestra cocina. Tres tazas de esta verdura de hoja contienen 3,6 mg de hierro. Además es una increíble fuente de vitaminas A, C y K.

8. Anacardos

Anacardos_Tostados












Los frutos secos de todo tipo son fuente de grasas saludables, minerales y vitaminas. El anacardo, además es rico en hierro: un cuarto de taza contiene 2 g de hierro. Si no te gustan tostados, puedes probarlos en batido, junto a tu leche vegetal y fruta favorita.


9. Habas de Soja

Habas_y_leche_de_soja









Una sola taza de habas de soja cocinadas contienen entre 8 y 9 mg de hierro. Además son una gran fuente de proteína vegetal de alta calidad. Es un alimento muy versátil que puede prepararse cocinado, pero también se elabora leche vegetal con ellas.

10. Garbanzos

Curry_de_Garbanzos









Una taza de garbanzos contiene 4,7 mg de hierro, aproximadamente la mitad de la cantidad diaria recomendada de este mineral. Es un alimento muy versátil que puede prepararse tanto en ensaladas, guisos, deliciosos patés como el hummus o como snack.


11. Acelga Suiza

Hojas_de_Acelga_Suiza









Foto crédito: Jonathunder/Wikipedia

Una taza de acelgas suizas aporta 4 mg de hierro, más que una hamburguesa cárnica de 150 g. Además es una magnífica fuente de vitaminas A, C y K, así como de magnesio,potasio y sodio.

 

13. Tofu

Tofu_a_la_Plancha









Un clásico en las alimentaciones vegetarianas. Media taza de tofu aporta 3 mg de hierro. Hay infinitas maneras de preparar este alimento milenario, así como de darle todo el sabor deseado durante el proceso de preparación.

14. Alubias Rojas ó frijoles

Alubias_Rojas









Estas nutritivas alubias aportan entre 3 y 4 mg de hierro por taza. Son las estrellas del chili vegetariano, en el que sustituyen a la carne. Contienen gran cantidad de proteínas vegetales de alta calidad.